miércoles, 24 de junio de 2015

¿Por qué la gente confía en la policía en los países desarrollados?

Sin seguridad no hay tranquilidad, sin tranquilidad no hay inversión, sin inversión no hay empleo y sin empleo no hay seguridad. Esta es mi conclusión después de haber vivido en varios países, con diferentes condiciones de desarrollo, y con diferentes niveles de seguridad. Sin embargo, ese circulo vicioso también tiene componentes exógenos que pueden potenciar de manera negativa el ciclo: la desconfianza en las instituciones, la ausencia de justicia y la poca cohesión familiar, social y vecinal.

Uno de los principales enlaces de los ciudadanos con la "institucionalidad gubernamental", es decir, con el Estado, se presenta en la interacción que estos tienen con la fuerzas de seguridad (policía y ejercito). Por ello es muy importante que este enlace sea fuerte y creíble para intentar cambiar el rumbo del círculo vicioso: por algún eslabón se debe romper dicha cadena de vicios, y una de las mejores manera de lograrlo es comenzar interviniendo por la palabra que se repite dos veces en la frase de inicio: la seguridad. 

Para que exista seguridad debe haber cooperación y confianza de cada individuo con la policía y los militares, cosa que no ocurre en países como México, República Dominicana, Venezuela y otros países; lugares en donde en ocasiones se le teme más a la policía que a los mismo ladrones, porque muchas veces están aliados con los malos o simplemente: son los mismos

Luego de haber vivido en Europa por más de cuatro años quise responder la siguiente pregunta: ¿Cómo han logrado los países desarrollados que la gente confíe en sus fuerzas de seguridad? He encontrado que los siguientes factores permiten que estas fuerzas alcancen niveles muy altos de popularidad y credibilidad; rompiendo la cadena viciosa y aumentando el bienestar social:

  • Son fuerzas con mínima corrupción y se castiga con severidad cualquier hecho de ésta índole.
  • Se destacan por su profesionalidad y no reciben a cualquier persona que quiera pertenecer a la institución. Uno de los filtro que se deben pasar se compone de exámenes y la gente incluso prepara en academias dichas evaluaciones (por ejemplo en http://www.abalar.es/), que suelen ser bastante difíciles.
  • Tienen un sentido de justicia máximo y siempre están pensando en el bien de la sociedad y no en el suyo personal.
  • Tiene un alto sentido de pertenencia a la institución, sienten su uniforme como parte de si mismos y son cien por ciento leales a sus superiores.
  • Los ciudadanos reconocen la labor de policía o militar como un trabajo con mucha reputación y al cual le deben admiración y respeto. Ser policía es un orgullo para una persona, su familia y los amigos.
  • Son bastante amables, cultos, se reentrenan continuamente y preparan durante toda su carrera.
  • Finalmente, y no menos importante, se mantienen en buen estado físico y psíquico.
En conclusión, la seguridad es fundamental para mantener el orden social, potenciar el crecimiento de un país y aumentar el bienestar social de todas las personas que en él viven.