viernes, 21 de septiembre de 2012

SEPARACIÓN DE CATALUÑA, ¿BUENA O MALA ELECCIÓN?

Los nubarrones se ciernen sobre la unidad española y la integridad de la comunidad europea como existe ahora. Me pregunto: ¿será posible que la Generalitat junto al Parlament Catalá proclame de manera arbitraria la INDEPENDENCIA? Si bien es cierto que fueron escogidos por el pueblo, medidas como éstas deben contar con más que apoyo político…

También es cierto que nada es imposible y que existe un principio universal inquebrantable, un derecho humano llamado la AUTODETERMINACIÓN DE LOS PUEBLOS, consagrado en la historia de descolonización y con asiento en los anales de la ONU (para saber más les recomiendo leer esto en Wikipedia: http://es.wikipedia.org/wiki/Derecho_de_autodeterminaci%C3%B3n). Casualmente este principio se creó a partir de las escisiones de pueblos que como característica común trajeron detrás guerras, odio y sangre. Esto ya es una historia vivida por España, como le ocurrió en las antiguas colonias que comenzó a perder el Reino en América y el pacífico sur a finales del siglo XIX y que finalizaría hace apenas 50 años con la liberación del Magreb. La última experiencia que tiene el mundo de un suceso similar se llevó a cabo con la separación de Serbia y Montenegro y para nadie es secreto que para llegar a este punto, partiendo en dos la antigua Yugoslavia, hubo que asumir muchos costos sociales. Mantener la paz en fronteras de creación reciente no es fácil y allí se da fe de este hecho, tanto así como en Israel y sus famosas fronteras de Gaza, los territorios ocupados de los Altos del Golán y la relación con los países musulmanes.
Volviendo al principio de Autodeterminación de los Pueblos, es claro en su definición que ésta se puede aplicar sí y solo sí el pueblo que se auto determina sabe completamente a lo que se está enfrentando al asumir su decisión, es decir, que no debe existir para nadie información privada o “maquillada”. La pregunta es entonces: ¿Sabrán los catalanes que al separarse tendrán que enfrentarse a lo siguiente?:

- Como serían un nuevo país, tendrán que “hacer fila” para pedir ingreso a la Unión Europea, detrás de Turquía, República de Macedonia, Islandia, Montenegro y Serbia.

- Como no tienen historia crediticia de nación, no podrán emitir con facilidad deuda para financiar sus proyectos. Las agencias de rating no podrán calificar con benevolencia sus bonos y por lo tanto los fondos de inversión intentarán evitarlos al máximo.

- Las empresas que exportan en la UE pensarán en mover sus fábricas a países con acuerdo de tributación y libre circulación de bienes y personas, porque de otra forma, al estar Catalunya fuera se incrementarán sus costes de producción.

- El resto de los españoles se opondrán fuertemente a la independencia. Ya hubo un alto mando militar que declaró que se opondría “con todo lo que haga falta” a este proceso. ¿Qué querrá decir con esto?

Por supuesto hay muchas más consecuencias no mencionadas en este breve artículo, pero si queda claro que antes de que el pueblo tome alguna determinación es importante que conozca de lleno causas, consecuencias y posibles escenarios futuros.